sábado, diciembre 08, 2012

Marina Geli: Retroceso a los años 70

El actual gobierno español  del PP habla mucho y sacraliza la Constitución española de 1978, pero en cambio  incumple los pactos de la Transición en muchos aspectos. 

Existe una decisión política de retroceder en la descentralización del modelo autonómico i quizás, la mejor definición, casi freudiana, es la que dijo el ministro de educación español Wert, "españolizar" desde muchos puntos de vista. 
La propuesta de reforma educativa es el máximo exponente del posicionamiento político-mediático del PP en España y Cataluña, Además, su lectura del resultado electoral de Cataluña les da más argumentos, mientras hablan de la unidad de España no hablamos de los casi cinco millones de parados, o de los bancos afines, del rescate europeo o de la provatización de la sanidad. 

Electoralmente les ha ido bien, como mínimo a corto plazo. La propuesta educativa del ministro Wert afecta al modelo educativo catalán ya que interfiere en las competencias de Cataluña según el Estatuto de Autonomía vigente i en la lei de Educación del 2009; impone un modelo lingüístico, enterrando así el éxito pedagógico y social de imersión y entra en contenidos y en materia religiosa.  Retroceso en toda regla a los setenta a la lei de lenguas "vernáculas". Pero no nos quedemos sólo en la lengua y en intentar demostrar que el castellano no está castigado en Cataluña.  El debate y la solución son políticas, y el catalanismo plural mayoritario  (107 diputados de CiU, ERC, PSC, IC i CUP)  tienen fuerza para defender un modelo educativo, social y cultural ya que representan a la mayoría. No podemos caer en el tacticismo que les favorece i les alimenta. Es necesario que soberanistas, independentistas, confederalistas y federalistas juntos impidan un retroceso a los años setenta.
Incluso en la propuesta de Cataluña, Estado Federado, el PSC propone como competencia exclusiva el sistema educativo, la política cultural i lingüística. Y así mismo debemos exhibir razones de éxito pedagógico y social a favor de la no segregación de los alumnos (y en consecuencia de las familias) por razones de lengua. La sociedad vasca decidió tres tipos de escuela, las de imersión vasca, las castellanas y las mixtas; la sociedad catalana, al contrario, un solo pueblo y aquí el PSC de Joan Raventós i de Marta Mata fueron decisivos. 
En términos históricos fue una de las decisiones más importantes para cohesionar social y nacionalmente.

Y ahora, otra vez.

Sobre la autora de este artículo: 
 
Marina Geli i Fàbrega
@marinageli
Consejera de Sanidad (2003-2010)

0 comentaris:

Publicar un comentario