lunes, enero 21, 2013

Declaración de soberanía - "Los hombres no pueden ser si no son libres"

Este miércoles el Parlamento de Cataluña tiene previsto aprobar una Declaración de Soberanía que ponga las bases de la voluntad del pueblo catalán para decidir su propio futuro sin limitaciones. 

Hay un acuerdo universal en las democracias reales de todo el mundo, según el cual un principio básico apunta que la democracia por sí misma no tiene límites en los planteamientos, siempre y cuando estos límites sean aprobados por una mayoría. Se puede debatir si, según la cuestión, esa mayoría debe ser simple o cualificada. Pero lo que aprobará el Parlamento catalán es una declaración de intenciones, muy trascendente efectivamente, pero nada más que eso. 

Ciertamente pone sobre la mesa la máxima esencia de la democracia como es la decisión colectiva de hacer efectivo el deseo de una colectividad de vivir como ella quiera. 

Pero eso es todo a día de hoy. El poeta catalán Salvador Espriu decía "los hombres no pueden ser si no son libres". ¿Hacen falta más palabras para entender esa esencia de la Humanidad? Pues el miércoles en el Parlamento de Cataluña comprobaremos cómo hay hombres y mujeres que lo entienden a la perfección y otros que lo niegan. 
Por un lado está el partido que gobierna Cataluña, CiU (centro derecha soberanista), más el principal partido de la oposición ERC (socialdemócrata independentista). Juntos suman 71 sobre 135 diputados, más que la mayoría simple. Pero afortunadamente también se cuentan ICV (ecosocialistas) y la CUP (extrema izquierda independentista). ICV, que se declara partidario de un modelo confederal, no ha puesto nunca en duda que "los hombres no pueden ser si no son libres" y por ello votará con firmeza que el derecho a decidir está por encima de cualquier modelo de soberanía. 

En definitiva estamos hablando de 84 diputados, es decir que casi 2 de cada 3 optarán por convocar al pueblo de Cataluña a decidir libremente su futuro a medio plazo, seguramente no más allá del 2014. A la contra hay un bloque muy explícito formado por PP y C 's que niegan el carácter de nación de Cataluña y, por tanto, cualquier reconocimiento a decidir nada que no cuente con el visto bueno de España. 

Sin embargo es importante recordar que Cataluña tuvo el primer protoparlamento de Europa - el siglo XI con las Asambleas de Paz y Tregua - y comenzó a celebrar sus propias Cortes Catalanas desde el siglo XIII cuando el concepto de España no existía todavía. 
De hecho, España tal y como se entiende actualmente nace como concepto constitucional del año 1812, casi un siglo después de que Cataluña como sujeto soberano fuese aniquilado por la opresión de Felipe V de Castilla. 
Pero hay un tercer bloque en discordia formado por el PSC (socialdemocracia española). Este partido no niega la necesidad de preguntar al pueblo catalán, pero curiosamente le niega la capacidad soberana para hacerlo. Es decir, aprobaría una declaración de soberanía sin reconocer al pueblo catalán esta capacidad. De hecho, el PSC sólo reconoce la capacidad soberana a aquel que ya ha dicho por activa y por pasiva que Cataluña no tiene derecho a nada, es decir España. Ciertamente, este es un posicionamiento político que sólo los expertos en Kafka pueden tratar de entender. Quizás convendría a estos últimos releer estas dos frases de dos presidentes de EEUU, una nación que por cierto un 4 de julio de 1776 se autodefinió como pueblo y decidió librarse de la metrópoli británica prescindiendo de debates sobre si era o no un sujeto soberano. "La aspiración democrática no es una simple fase reciente de la historia humana. Es la Historia humana" decía Franklin Delano Roosevelt. 

Y para terminar, otra, esta de Theodor Roosvelt: "una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia". Pues eso mismo, el Parlamento de Cataluña decidirá progresar, para no dejar de practicar una gran democracia.
Inglés       Francés



David de Montserrat
Periodista y escritor

0 comentaris:

Publicar un comentario