domingo, abril 14, 2013

Carta a un dirigente Europeo



Usted que tiene algún tipo de responsabilidad en la dirección de cualquiera de los gobiernos de la Unión Europea, o en la propia UE, debe saber que cuando el articulista Matthew Parris del diario británico The Times señaló que Cataluña era una bomba de relojería más grande que Chipre, o incluso Portugal, estaba en lo cierto respecto a la capacidad destructiva que un acontecimiento incontrolado en Cataluña podría tener para Europa. En otros aspectos se equivoca en el diagnóstico y en el momento de la explosión.

Usted debe saber que es cuestión de semanas o pocos meses que la bomba estalle, y que el estallido no se producirá como consecuencia de un referéndum secesionista, ya que no se dispone del tiempo necesario para realizarlo. El estallido será social y, más pronto que tarde tendrá consecuencias nacionales, pero las repercusiones económicas y sociales serán inmediatas para España y por lo tanto para Europa.

Permítame explicarme:

1. Según la legislación vigente el Estado español debe 10.000 millones de euros al Gobierno de Cataluña.

2. El Estado español aplica la reducción del déficit de forma sesgada, gravando a las Comunidades Autónomas con un porcentaje superior al que corresponde a sus presupuestos. Las Comunidades Autónomas en España gestionan el paquete completo del estado del bienestar: sanidad, educación, servicios sociales etc.

3. Esto significa que el aparato del Estado central, en lugar de perder peso, lo aumenta por librarse de las medidas restrictivas. Este es el Estado español que domina las finanzas públicas, gestiona grandes infraestructuras ineficientes, tales como la red de aeropuertos, trenes de alta velocidad (líder mundial en lo relativo a kilómetros construidos por cada millón de habitantes) y un ejército sobredimensionado para un país que se ha despertado pobre. Por otra parte, el dinero público se utiliza para tapar las vergüenzas de un sistema financiero que ha contribuido a la burbuja inmobiliaria y ha matado la economía productiva.

4. El reparto de los recursos dentro de las Comunidades autónomas es totalmente dispar. Cataluña tiene un déficit fiscal de un 9% de su PIB, mientras que la mayoría de las 17 Comunidades Autónomas tienen superávit fiscal que supera en algunos casos el 10% del PIB. Paradójicamente, estas receptoras estructurales prácticamente no tienen problemas con los recortes, mientras que en Cataluña el paro ha llegado al 27%, y la sanidad y la educación están al límite del colapso.

5. Con estos condicionantes el Estado español pretende imponer nuevos recortes en Cataluña por valor de 4.000 millones de euros, exigiendo un objetivo de déficit del 0,7%. En términos relativos, esto es mucho más grave que los severos recortes impuestos a Chipre y Portugal, con el agravante que Cataluña no tiene instrumentos de Estado, y que un 9% de su PIB es absorbido por el Estado central que debe a Cataluña 10.000 millones de euros.

Los dirigentes europeos que lean este artículo, deben saber que la sociedad catalana no ha estallado antes porque tiene esperanza de cambio en el sistema político, mediante la creación de su propio Estado para superar la falta de democracia y justicia social y la ineficiencia del Estado español. Este proceso de separación, arbitrado por la UE y pactado con España, permitiría poner en marcha un proceso de reforma desde los cimientos, de un Estado español que ahora es un cáncer para la mayoría de sus habitantes.

Si la UE permite que España sea la espoleta de Cataluña pasará que, representando el 20% del PIB español, el 25% de los ingresos, la fuente de financiación de la España subsidiada, un tercio de sus exportaciones y el 40% de las exportaciones de alta tecnología y determinados ámbitos de la investigación, a las 24 horas del estallido de Cataluña, España caerá. Y con ella la UE y todos ustedes, que con demasiada frecuencia miran todo esto desde la distancia, y con displicencia los sacrificios que hacen los ciudadanos de Cataluña, y que han hecho en otros momentos históricos.

En el caso que usted dude sobre dónde situarme, se lo dice quién durante 7 años ha sido consejero (ministro en lenguaje internacional) del Gobierno de Cataluña, en el ámbito de industria, comercio, turismo y universidades. Estén alerta!.

Josep Huguet Biosca, ex ministro del Gobierno de Catalunya (2004-2010).
Presidente de la Fundación Irla

Ingeniero industrial
 
 
 
 

0 comentaris:

Publicar un comentario