jueves, abril 25, 2013

Respuesta al artículo publicado por “The Times “. El Levantamiento de Mas”


El artículo publicado recientemente por “The Times” sobre las causas económicas de la independencia de Cataluña fracasa por no facilitar una visión neutral y proporcionada de lo que está en juego en Cataluña. 

En resumen, el artículo describe a Cataluña como una región egoísta y rica que trata de evitar sus responsabilidades con las regiones pobres en tiempos de crisis. Además, constata que una Cataluña independiente seria más pobre y excesivamente endeudada. 

Es comprensible que en medio de la peor crisis económica de los últimos tiempos, y con el euro luchando por sobrevivir, un conflicto político en un estado miembro de la UE se vea como un riego para la UE así como para la Eurozona. Sin embargo, esto no es excusa para engañar al lector, 

En primer lugar, las deudas regionales son tan solo una pequeña fracción de la deuda total de España. De hecho, según los índices de diciembre de 2012, las deudas de las regiones sólo suponían un 17,6% del PIB de España, mientras que el del gobierno central era del 72,54% del PIB, la de los municipios un 4% y la de la Seguridad Social un 1,6%, sumando todos estos un total del 84,2% del PIB. 

A pesar de que es cierto que Cataluña es una de las comunidades autónomas más endeudadas, también es cierto que las regiones con una deuda elevada (Cataluña, Valencia y las Islas Baleares) son también aquellas que dieron a otras regiones las transferencias de capital netas más elevadas (entre el 6% y el 14% de su PIB) y las mismas que recibieron subvenciones insuficientes para invertir en educación, sanidad y servicios sociales. 

Si Catalunya decide democráticamente separase de España, con una deuda de 50.000 millones de euros con un PIB de cerca de 200.000 millones de euros, su deuda pasaría a representar tan sólo el 25% de su PIB, y sería una de las más pequeñas en todo el mundo! 

Por supuesto, si algo se lleva a cabo de manera civilizada y negociada, esto es, con España aceptando el resultado del referéndum de Cataluña y sin bloquear la candidatura de Cataluña en la UE, Cataluña asumiría una parte proporcional de la deuda de España así como también una parte de los bienes del estado español, como se establece en la Convención de Viena sobre la Sucesión de Estados en materia de bienes, archivos y deudas del 1983. En ese caso, probablemente Cataluña saldría de la negociación con una tasa de la deuda sobre el PIB similar a la de España (entre el 90% y el 100% de su PIB). 

En temas de comercio, las exportaciones internacionales de Cataluña en el 2011 por primera vez fueron mayores que las de España, y esta tendencia está creciendo. Por supuesto, España continuaría siendo uno de los mayores socios comerciales de Cataluña como el modelo económico de la gravedad predice. Los boicots comerciales pueden ser asunto preocupante sólo a corto plazo. Incluso entre países que participaron en la guerra como Serbia y Croacia, los patrones de comercio volvieron a la normalidad tras unos años. 

Finalmente, a pesar de que la pérdida de una región industrial y dinámica puede ser visto como un problema a corto plazo para España, a medio y a largo plazo estoy segura de que será positivo y será la clave para liberar el potencial español una vez se lleven a cabo las reformas estructurales necesarias y se deshaga de las elites de búsqueda de rentas en regiones altamente subvencionadas durante décadas, las cuales no han utilizado los subsidios para incrementar la productividad y la competitividad. Además, una vez el nacionalismo español se deshaga de su obsesión de controlar las competencias transferidas a Cataluña, no será necesario duplicar poderes y administraciones y se podrá reformar la administración pública, la cual hoy en día es una de las más burocráticas y llenas de duplicidades en Europa. 

Estoy segura que las preocupaciones del “The Times” estarían encaminadas en un futuro próximo a asegurar que España reaccione a este conflicto de la misma manera elegante y democrática que el Primer Ministro británico hizo cuando se enfrentó a la propuesta de referéndum en Escocia, esto es: “Yo siempre he querido mostrar respeto hacia los escoceses – ellos votaron por un partido que quería celebrar un referéndum, y yo he hecho posible ese referéndum y me aseguraré de que sea decisivo, legal y justo.” 

Lean este artículo en inglés, francés, alemán e italiano


Elisenda Paluzie 
Decana de la Facultad de Económicas 
Universidad de Barcelona 

0 comentaris:

Publicar un comentario