viernes, mayo 24, 2013

Recordando trece estados de América



La independencia de Cataluña:

Mucho se habla de si la legalidad española vigente permitiría que Cataluña pudiera decidir de forma autónoma si quiere convertirse en un estado plenamente soberano.
Mucho se habla de la posible reacción agresiva que tendría España si Cataluña expresara la voluntad de decidir.
Mucho se habla de si los organismos europeos podrían y querrían apoyar esta posible secesión.
Mucho se habla de si el resto del mundo estaría dispuesto a reconocer Cataluña como un estado independiente.

Se habla mucho. Demasiado.

Tanto se habla que olvidamos que el derecho a decidir es un acto que recae en el propio pueblo que puede expresarlo, y que es su deber y su responsabilidad decidir frente a una situación que se considera injusta y amoral, si se quiere seguir ligado indefectiblemente a quien, con un espíritu mezquino y de forma permanente y organizada, somete a un pueblo contra su voluntad a base de leyes, normas y actos que atacan directamente a sus características esenciales y ponen en peligro su supervivencia .

No hablamos de una emancipación por la cual quien tiene el poder la cede voluntariamente a quien se quiere emancipar. No lo hablamos porque quien debe ceder este poder no tiene la más mínima intención de hacerlo sino todo lo contrario: lo que busca quien tiene el poder es perpetuar y crear las condiciones para anular a quien en algún momento se lo quiere pedir.

Hablamos de un pueblo que quiere lo que le pertenece, que quiere decidir su futuro, hecho que le es negado por quien tiene el poder y que actúa de forma planificada para erradicar esa civilización, para asimilarla en una cultura y un mundo que no le corresponde.

Releyendo la historia he tropezado con un texto que quizá ayudaría a entender el sentimiento de los catalanes y que perfectamente podría ser la declaración de independencia de Cataluña.
“Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las Potencias de la tierra el lugar separado e igual al que las leyes de la Naturaleza y el Dios de esta naturaleza le dan derecho, el justo respeto a la opinión de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.
Sostenemos como evidentes por sí mismas las siguientes verdades:
Que todos los hombres son creados iguales. Que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables entre los cuales está el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad. Que para garantizar estos derechos se instituyen los gobiernos entre los hombres, los cuales obtienen sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados. Que cuando ocurra que cualquier forma de gobierno se haga destructora de estos fines, es el derecho del pueblo reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se fundamente en dichos principios, organizando sus poderes de la forma que a su juicio ofrezca las mayores posibilidades de conseguir su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambien por motivos leves y transitorios gobiernos establecidos de antiguo, y, en efecto, la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho y su deber derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad. Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias, y tal es ahora la necesidad que las compete a reformar sus anteriores sistemas de gobierno. La historia del actual Rey de la Gran Bretaña es una historia de repetidos agravios y usurpaciones, encaminados todos ellos hacia el establecimiento de una tiranía absoluta sobre estos estados. Para probar esto, sometemos los hechos al juicio de un mundo sincero (...)”
El texto continúa explicando las causas que han llevado al pueblo a tomar esta decisión en protección de sí mismo, no buscando el daño o el menosprecio del estado de quien se separa sino simplemente por una clara voluntad de garantizar la supervivencia, la libertad y la felicidad que les niega el estado del que, en contra de su voluntad, forman parte.

Es un texto no demasiado largo, tiene 1.330 palabras incluyendo el título. Es comprensible, contundente, claro, explícito. Yo, como catalán, después de leerlo con calma, lo suscribo y lo hago mío casi en su totalidad. Es la Declaración de Independencia de los trece Estados Unidos firmada el 4 de julio de 1776.

Sólo pido a todos aquellos que se preguntan con extrañeza qué es lo que ocurre en España, qué es eso que piden los catalanes, que lean esta declaración o que la relean aquellos que ya la conocen. Y que una vez leída o releída, piensen en un pueblo pacífico, con una lengua y cultura propias que son como mínimo igual de antiguas que las españolas pero que no pueden ser de uso normal y cotidiano. Que piensen en un pueblo que se encuentra permanentemente estrangulado por unos impuestos que paga, pero que no repercuten en su bienestar, en un pueblo que aprueba leyes que luego son recortadas o simplemente revocadas, en un pueblo que ve como el estado al que pertenece le desprecia, en un pueblo que estoicamente sigue trabajando y pagando esperando que un día todo mejore y que un día recibirá, por fin, lo que le corresponde.

Y finalmente les pido que piensen en qué deberían hacer los catalanes viendo que se encuentran a las puertas de la desaparición de su cultura, lengua y pueblo debido a la voluntad del país del que forma parte; como deberían actuar, como deberían reaccionar, qué deberían hacer. Y después de pensarlo, les pediría que relean de nuevo la Declaración de Independencia del trece Estados Unidos de América.

Y que piensen en los Catalanes. Gracias.

Albert Sagués

@albertsagues
Economista, asesor fiscal y financero, profesor associado de la UPF y del IDEC, périto judicial.

 

0 comentaris:

Publicar un comentario