domingo, junio 09, 2013

¡Amigos alemanes, ayudadnos!

Estimados ciudadanos alemanes:

Me permito dirigirme a ustedes por un problema que afecta a los catalanes por dos razones: la primera, porque no nos queda más remedio; y la segunda, porque creo que me entenderán. Y confío en ello porque la sociedad alemana, como la catalana y otras de Europa, sufrió los efectos del fascismo de estado de una forma larga, terrible y violenta.

En España -y esto les sorprenderá- no sólo sigue siendo perfectamente legal el partido único de la dictadura franquista, sino que cualquier periodista corre el riesgo de acabar ante el juez si escribe algo sobre el carácter criminal de esta organización fascista, responsable de miles de muertos durante la Guerra Civil y de la represión posterior. Sólo para que lo sepan, amigos alemanes, Madrid exhibe un total de ocho calles y un paseo dedicados a miembros caídos o destacados de la 250 Einheit Spanischer Freiwilliger, la División Azul franquista que actuó en el sitio de Leningrado. Algunos de ellos llegaron a defender, ferozmente, el búnker de la cancillería hasta que Adolf Hitler se suicidó.

El Partido Popular (PP), actualmente en el gobierno, fue fundado por un ministro de Franco, Manuel Fraga, que lo presidió hasta su muerte, hace poco más de un año. Fraga nunca se arrepintió de su carrera política en el vértice de la dictadura y, de hecho, el PP aún se niega a condenar el fascismo franquista. Gran parte de los muertos por la represión siguen enterrados en los márgenes de las carreteras, donde fueron asesinados. Sus familiares, algunos ya muy ancianos, no consiguen el permiso para recuperar los huesos y darles sepultura.

Escribo esto, brevemente, porque -paradójicamente- todo este ámbito ideológico español, político y mediático, acusa permanentemente el catalanismo de tener un carácter nazi y fascista, cuando la historia de los partidos catalanes es escrupulosamente democrática. Hasta el punto de que el catalán Lluís Companys fue el único presidente elegido democráticamente en Europa que fue fusilado por el hecho de serlo. En 1940 fue detenido y deportado en una operación combinada entre la policía franquista y la Gestapo.

Sirva de ejemplo de los que les digo este vídeo de Telemadrid, una televisión pública controlada -insisto en ello: controlada- por un gobierno del PP: frivolizan con el estalinismo y el nazismo y comparan Stalin y Hitler, abiertamente, con el actual presidente catalán, el sucesor de aquel que fue asesinado por sus abuelos con el visto bueno actual de los nietos. Incluso se niegan a anular aquel sumario que todavía es jurídicamente válido, como todos los juicios políticos del franquismo.

Soy consciente de que les cuento un problema nuestro, de los catalanes. Pero muchos de ustedes deben creer en Europa y la inmensa mayoría, en la democracia. Es por eso que les escribo, con la esperanza de que pronto una Cataluña libre, europea y plenamente democrática contribuirá, conjuntamente con Alemania, a la erradicación definitiva de los últimos reductos del fascismo en Europa.


Salvador Cot

Director de Nació Digital

0 comentaris:

Publicar un comentario