viernes, junio 07, 2013

Historia del Catalanismo (III)

La Unión Catalanista (UC) fue una entidad creada en febrero de 1891 que agrupaba preferentemente centros catalanistas o nacionalistas catalanes. Cuando se habla de la UC se hace referencia a las Bases de Manresa de 1892 y como mucho llega hasta el año 1903.

Pero la UC duró mucho más, su continuidad se debió a Domènec Martí i Julià (1861-1917). Médico especista en psiquiatría, también fue político. Presidió la UC a partir de 1903. Provenía del republicanismo federal; ya en el año ochenta del siglo XIX, estaba en la Juventud Federalista y 1881 en la Juventud Democrática Federal Catalanista. Participó en el Congreso Catalanista de 1880 y también perteneció al Centro Catalán. Formó parte del comité ejecutivo de Solidaritat Catalana.

Como presidente de la UC intentó conectar los núcleos obreros con un socialismo humanista; de 1914 hasta 1917 la conviertió en una entidad nacionalista y socialista. Como médico practicó la medicina social: dirigió en Barcelona el Instituto Frenopático de las Cortes (1909-1915) y presidió la Sociedad de Psiquiatría y Neurología.

El 21 de enero de 1900 publicó en La Renaixença “El Derecho a la vida”, donde entre otras cosas se decía:

"Los pueblos, organismos de la naturaleza, deben atender, como el individuo, la conservación de lucir existencia si tienen aprecio de la propia dignidad. Y este derecho a la vida lo han de reivindicar sobretodo las nacionalidades que tienen conciencia de sí mismas”.

Es un deber de todos los catalanes reivindicar el derecho a ver realizados los fines y los propósitos del catalanismo. La brutalidad de los hechos hace rebotar a todo nuestro pueblo por las espoleadas que la estulta política española se entretiene en darnos, como si nosotros no fuéramos el pueblo catalán.

Ni el antihumano espectáculo de los toros ensuciando a la multitud con sangrantes escenas -sangrados de sangre humana a veces-, ni la cómica caricatura -si no fuera cínico sarcasmo- de la enseñanza que vende el Estado. Ni la imposición de un lenguaje oficial puede hacer desaparecer nuestra hermosa habla. Ni el descalabro de la hacienda empobreciendo comarcas enteras. Ninguna de las numerosas acciones que han actuado contra Cataluña han conseguido evitar el movimiento social de la Renaixença que trabaja para que la autonomía de Cataluña sea un hecho.

El catalanismo es la expresión del derecho a la vida que reivindican las nacionalidades, es el movimiento social preciso y definido que trabaja para llegar a la autonomía completa de Cataluña.

¡Queremos vivir!

Francesc Bonastre Santolària

0 comentaris:

Publicar un comentario