martes, junio 18, 2013

Respuesta de ex asesor del FMI al "Times"

Sr. Editor:

Su reciente editorial "El levantamiento de Mas. La división de Madrid perjudicaría Cataluña tanto como lo haría a España” afirma que los catalanes “se arrepentirán de la independencia de España porque Cataluña también está cargando con la mayor deuda de España”. Sin embargo, a pesar de que Cataluña tiene la deuda más alta en términos absolutos (pero no sobre la renda per cápita) de todas las comunidades autónomas de España, sólo es equivalente al 25% de su PIB. Este nivel está muy por debajo del límite de la deuda acordada por los países de la Unión Europea (60%) y se encuentra entre los más bajos de los países de Europa - sin duda por debajo de la del Reino Unido.

Por otra parte, la deuda acumulada hasta la fecha se debe precisamente a la falta de control sobre sus ingresos fiscales (el 95% de los cuales van al gobierno central de España). No tenemos autoridad sobre el nivel del presupuesto que se le asigna, lo cual es mucho menos de lo que pagamos y que se traduce en un déficit fiscal estructural de aproximadamente el 8% de nuestro PIB (más alto que cualquiera de los gobiernos federales de la Europa Occidental), ni tampoco controlamos cuando se reciben los ingresos. Cataluña es rica porque es un país que ahorra y que exporta, cada vez más fuera del mercado español. Por lo tanto una Cataluña independiente, controlando tanto sus ingresos como sus gastos, no tendría ningún problema en el servicio de su deuda.

Su redacción debe cuestionar la sostenibilidad económica de España, no de Cataluña. España ha recibido cerca de 130 mil millones de euros de contribuciones libres de la Unión Europea en los últimos 10 años (más o menos), pero ha administrado tan mal su economía que en la actualidad tiene un nivel de endeudamiento cercano al 90% de su PIB. Entre otras inversiones económicamente insostenibles, ha creado la mayor red de trenes de alta velocidad en Europa. Los verdaderos turistas británicos, montando en los trenes en España, disfrutan de un nivel de servicio que no está disponible en el Reino Unido, pero los grandes subsidios que la red de trenes requiere son financiados en gran parte por los catalanes y por la Unión Europea, de los cuales el Reino Unido es un miembro que paga.

Vicenç Ferrer

Fundació Catalunya Estat

0 comentaris:

Publicar un comentario