miércoles, junio 26, 2013

Una consulta no pactada dificultará el amparo de Berlín


La delegada del Gobierno en Alemania augura pocas garantías si la consulta tiene lugar al margen de Madrid.

La delegada de la Generalitat en Berlín, Mar Ortega, alerta que la reacción del gobierno alemán "no será tan buena" si Cataluña no pacta la consulta de independencia con España. "Si esto va in crescendo, no hay tanto pacto con el Estado español y cada vez es más unilateral, la reacción no será tan buena", advierte Ortega, que mantiene contactos con secretarios de Estado del gobierno de Merkel y avisa que "entendían la reivindicación del pacto fiscal, pero no el proceso" hacia el Estado propio. "Desde octubre pasado notamos cierta hostilidad, no nos entienden", lamenta la delegada en la capital alemana, que se queja de las "interferencias" de la diplomacia española.

Ortega está al frente de la delegación del Gobierno en Berlín desde enero de 2012, cuando relevó Martí Estruch a propuesta de Unión. "Hacemos pedagogía" y "intentamos cortocircuitar" el discurso "del miedo" que les llega "desde las embajadas españolas y el ministerio de Exteriores", denuncia. "No pretendemos llegar a la canciller Merkel, pero sí mantenemos contactos con secretarios de Estado, les pedimos audiencia para explicarles con argumentos, no sólo económicos sino también identitarios, que es un proceso que viene de abajo a arriba y es completamente legal", asegura.

Pero "no es fácil que nos entiendan", admite Ortega. El gobierno alemán pide a la Generalitat que al menos asegure que el proceso es "democrático" y la delegada augura que "su reacción será más o menos favorable" en función de si la consulta se acuerda con Madrid, como ha hecho Escocia con el Reino Unido. "No se ha dado nunca en Europa un caso así, de un país que tenga una relación tan virulenta con su Estado central, el escenario no me lo quiero ni imaginar, sería terrible y espero que no lleguemos (a ese punto)", alerta Ortega en declaraciones a la ACN.

En la delegación del Gobierno en Berlín trabajan dos personas (incluyendo la misma Ortega y además de un becario), mientras que la embajada española en la capital alemana dispone de un equipo de 112 personas. Ortega ha rechazado la propuesta del ministerio español de Asuntos Exteriores de integrarse y formar parte de la embajada española. "La relación es buena, cordial, nos respetamos, pero no nos ayudan", a diferencia de lo que ocurre con el resto de comunidades, revela Ortega.

 


Fuente: www.naciodigital.cat

0 comentaris:

Publicar un comentario