jueves, julio 04, 2013

Los electores premian el soberanismo y castigan el federalismo, según un nuevo sondeo oficial

El barómetro del CEO (organismo público catalán de sondeos) publicado el 20 de junio confirma el sondaje de “El Periódico” de la semana anterior: el bloque soberanista es cada vez más mayoritario. Dentro de este bloque el barómetro revela una tendencia a la alza de los partidos con un discurso más claro a favor de la independencia. El federalismo es el claro perdedor. La traducción electoral de estos resultados sería una sacudida enorme, en la que ERC superaría CiU y la CUP subiría tanto como el PSC bajaría.
Se consolida el bloque soberanista:


Los datos que ofrece el barómetro son estos: ERC (izquierda independentista) casi duplicaría la representación en el Parlamento, y pasaría de 21 escaños a 38 o 39; CiU (el partido de centro soberanista que se encuentra actualmente en el poder) tendría una disminución considerable, y en vez los 50 escaños actuales obtendría entre 35 y 37; el PSC (los socialistas federalistas vinculados al PSOE) bajarían de 20 a 16; el PP (conservadores unionistas que gobiernan en el estado español), bajarían de 16 escaños a 13 o 14; ICV ( izquierda alternativa favorable la autodeterminación) mantendría los 13 o 14; Ciudadanos (partido unionista radical) crecería de 9 a 12, y la CUP (izquierda alternativa independentista) duplicaría los escaños, de 3 a 6.

El bloque soberanista ganaría peso, porque con este resultado la suma de los partidos claramente soberanistas (CiU, ERC y la CUP) sería de entre 79 y 82 diputados (la mayoría absoluta es de 68), unos cuantos más que ahora, que suman 74. Y el bloque soberanista superaría con creces los dos tercios de la cámara si sumáramos ICV, que no se pronuncia de manera definida a favor de la independencia pero, en cambio, deja clara la apuesta por ejercer el derecho de autodeterminación.

El sondeo del CEO también pregunta a los ciudadanos sobre el sentido del voto si mañana se realizara un referéndum para decidir la independencia de Cataluña. Y el resultado muestra que el apoyo a la independencia crece con respecto a febrero de este año. Si entonces el sí conseguía un 54,7%, ahora sube hasta al 55,6%, casi un punto más que hace cuatro meses y 4,5 puntos más que hace un año.

 


La opción federalista pierde cada vez más fuerza


Según el sondeo cerca de un 80% de los electores considera que el autogobierno de Cataluña es insuficiente. Los socialistas son los grandes defensores de profundizar el autogobierno transformando España en un estado federal, una opción que presentan como más realista que la independencia. Algunos dirigentes moderados de CiU, minoritarios, como el democristiano Duran, también defienden una salida confederal. Pero el barómetro del CEO indica que ya hace más de un año que el federalismo tiene cada vez menos defensores en Cataluña, en beneficio de la opción de un estado independiente.

Si se pudiera elegir entre todos los modelos de Estado, un 47% quiere que Cataluña sea un estado independiente; un 22,8%, una comunidad autónoma de España (situación actual); un 21,2%, un estado federal y un 4,6%, una región de España (es decir con muy poca autonomía).


Esto quizás tiene que ver con el hecho que no se vislumbran en Madrid partidarios claros de la transformación de España en un Estado federal: el PP está claramente en contra y apuesta más bien por la recentralización (véase el proyecto de "simplificación de la administración "presentado el 21 de junio el Consejo de Ministros). Los partidos de izquierdas parecen más abiertos a esta idea, pero tímidamente y con muchos matices. Los sondeos muestran además que la población española, fuera de Cataluña, quiere más bien recentralizar el Estado, como evidencia la subida de un partido claramente recentralizador y nacionalista como UPyD.

Si se tiene en cuenta que la transformación en Estado federal requeriría una mayoría de los 2 tercios en el Parlamento español y la ratificación de los electores a través de unas elecciones y un referéndum, parece que la solución federal es tanto o más complicada que la vía soberanista.

Por tanto, en el sondeo se observa - dentro del bloque de los partidos a favor del derecho a decidir- un movimiento de los electores que tienden a desplazarse hacia los partidos con un discurso más claramente favorable al soberanismo. Los votos perdidos por CiU van a parar casi íntegramente a ERC, que también consigue votos de los demás partidos de izquierda. La sangría de votos del PSC no va a parar a Ciudadanos sino hacia la abstención o hacia ICV, pero en conjunto este último no crece: aunque tiene una apuesta más decidida por el derecho a decidir que el PSC, parte de sus votantes se pasan a la CUP, más claramente independentista.

Fuente: Vilaweb (adaptado)


0 comentaris:

Publicar un comentario