lunes, agosto 05, 2013

Cataluña, el no-caso

El 29 de junio, la noche del Concierto por la Libertad, coincidí con un alto funcionario de la Unión Europea. Él trabaja allí desde hace años, ha sido delegado de Bruselas en diferentes países del mundo y sabe cómo funcionan las entrañas de las políticas europeas. De manera discreta, dada su posición, también asesora en el proceso que ya hace tiempo se ha puesto en marcha en Cataluña. Por ello, ante la euforia por el concierto todo, me sorprendió un cierto escepticismo por su parte. No me pude contener...

- Tu que conoces bien Europa, ¿como se ve allí el caso catalán?
- Es el no-caso.


- ¿Qué quieres decir?
- Para las autoridades europeas, desgraciadamente, Cataluña es todavía el no caso. Y no creas que eso no me molesta, pero es así.


- Pero la multitudinaria manifestación del 11 de septiembre salió en muchos medios de comunicación internacionales, todo el mundo se hizo eco. Desde la Generalitat también están viajando a Bruselas para explicar el proceso...


- Si, si, si... Todo esto está muy bien, claro. Y también será una bonita fotografía la cadena humana del 11 de septiembre de este año. Pero todo esto no quita el sueño a Europa. Son imágenes hermosas de un pueblo, pero no les supone ningún quebradero de cabeza.


- Entonces... ¿Qué hace falta para que el no caso se convierta en caso?
- El conflicto.


- Crees que ahora no hay conflicto? ¿La rigidez del Gobierno de Rajoy en contra de que
Cataluña haga una consulta no es suficiente para empezar? ¿O todas las leyes españolas que se están aprobando y que atacan competencias de la Generalitat? La cuestión de la lengua, por ejemplo...
- No. Esto no es conflicto para Europa. Lo que ocurre ahora, como no paran de decir los dirigentes europeos cada vez que les preguntan, es una cuestión interna. No ha pasado la frontera.


. ¿Y entonces? ¿Qué debería pasar para que se convierta en conflicto para Europa?
. Una de estas dos cosas: en primer lugar, el presidente Mas debería pedir formalmente a Rajoy hacer la consulta. Si niegan ésta, la Generalitat debería pedir amparo a Europa. El balón ya habría pasado la frontera y entonces sí que se convertiría en conflicto.


- ¿Y la segunda cosa?
- Unas elecciones plebiscitarias con un punto de partida que apostara por la declaración unilateral de independencia. Si ganan los partidos que quieren esta declaración, Europa consideraría que Cataluña ya es un caso. Mientras tanto, todo lo que se haga desde el pueblo catalán será bienvenido y estarán atentos, pero la política manda. El problema es que no sé si se están haciendo todos los pasos adecuados con Europa para el día en el que exista un conflicto...


- ¿Qué crees que debería hacer?
- Ya hace tiempo que se debería estar hablando con Alemania. Reuniones de alto nivel, quiero decir. No creo que esté tan claro que, dado el caso, Alemania se posicionara en contra de la independencia de Cataluña. Parece imposible ¿verdad? Actualmente los alemanes harán lo necesario para que no haya ninguna secesión. Saben que España sin Cataluña caería en picado. Pero los alemanes son demasiado pragmáticos. Y llegado el momento...


- ¿Llegado el momento estarían del lado de Cataluña?
- Si no se trabaja para ello, no.




Anna Figuera Raich
Periodista. Analista política en la televisión pública catalana TV3 y profesora de periodismo político en la Blanquerna - Facultad de Ciencias de la Comunicación, Universidad Ramon Llull, Barcelona.

Inglés









0 comentaris:

Publicar un comentario