domingo, agosto 18, 2013

Cuando el Estado se esconde

Me sorprendió mucho que el encargado de inaugurar los mundiales de natación fuera Artur Mas. El Estado intenta cortar cualquier actividad internacional de la Generalitat, y por eso sorprendía mucho que cediera ese protagonismo al presidente de Cataluña. Pero la explicación hay que ir a buscarla precisamente en el desastre en el que se ha convertido España. Simplemente se escondían porque no sabían a quién enviar, no disponían de nadie con garantías de no ser abucheado.

Esto, psicológicamente, es importante. Me parece que es la primera vez que veo como el Estado se esconde, atemorizado. Simplemente no sabían quién enviar. Hace diez años el mundial de natación de Barcelona fue inaugurado por Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, que es evidente que ahora no podían hacerlo. Juan Carlos tampoco; de hecho lo esconden tanto como pueden desde el famoso accidente de Botswana. Pudo venir Felipe, pero le habían abucheado en el Liceo hacía cuatro días y un segundo abucheo quizás hubiera sido demasiado. Y, eliminada la casa real, los actores políticos tampoco son presentables. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, habría tenido que oír, con mucha probabilidad, una pitada impresionante. Y el ministro encargado de los deportes es un tal Wert; opción, por tanto, imposible.

Aquí lo teneis. El Estado no sabía a quién presentar y por eso 'dejó' que el protagonismo fuera para el presidente de Cataluña. ¿Es todo una simple anécdota? A mí no me lo parece. No en un Estado tan insistente en las relaciones diplomáticas y tan obsesionado con el proceso soberanista. Más bien me parece una lección, y muy interesante, sobre la debilidad extrema que demuestra hoy el Estado español.



Vicent Partal 




 






Vicent Partal
director@vilaweb.cat


0 comentaris:

Publicar un comentario