jueves, agosto 01, 2013

El complejo militar-industrial español: El Reino sometido al viejo militarismo imperial.

En los últimos meses se ha producido un cierto escándalo al conocer las cifras del gasto militar en España. Este tema adquiere mayor relevancia con la noticia de hace unos dias del nuevo crédito del Gobierno de España por 877 millones de € para seguir cubriendo los gastos de la industria armamentística. Basándome en el informe no. 12 del Centre d'Estudis per a la Pau J.M. Delàs, de Pere Ortega y Camino Simarro,  haré una descripción resumida de lo que implica el gasto militar para la economia española.

La industria militar española es una creación del General Franco a través del extinto INI (Instituto Nacional de Industria) a principios de los años 40 del siglo pasado. Era una manera de crear una indústria de defensa y nacional. Pero ha derivado en otra cosa distinta, muy gravosa para la economía española y muy beneficiosa para unos cuantos bolsillos privados (y relacionados con los personajes que estaban en el poder cuando se creó el invento). En primer lugar hemos de entender cómo se estructura la industria militar española. Se trata de un oligopolio (4 empresas que lo controlan todo). Son:

EADS (antigua CASA), dedicada a aviones y helicópteros
Navantia (antigua Empresa Nacional Bazán), dedicada a navíos de guerra
General Dynamics (antigua Empresa Nacional Santa Bárbara), dedicada a vehículos, blindados y armamento terrestre (en este artículo denominada como GDSB)
INDRA, incorporada al oligopolio a raíz de la modernización y tecnificación de los sistemas de armamento de los 3 ejércitos.

El resto de empresas de la indústria armamentística trabaja para alguna de estas 4. E Indra para las otras 3.
Con la llegada al gobierno de José Maria Aznar en 1996 se pusieron en marcha los Programas Especiales de Armamento. Consistieron en un fuerte apoyo a la expansión de la industria armamentística española, casi siempre con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Pero no nos engañemos. Los gobiernos del muy progresista J.L. Rodríguez Zapatero, incluyendo la Ministra de Defensa Carmen Chacón, últimamente muy en el papel de adalid de los necesitados, no hicieron nada para revertir esta situación. La idea de la España imperial está bien arraigada entre la élite que gobierna España.

Pero los resultados económicos de esta industria son absolutamente desastrosos. Entre los años 2000 y 2009 EADS ganó 137,54 millones de € (si descontáramos las subvenciones seria otra cosa: sólo en el período 2008-2010 recibió subvenciones por importe de 391 millones de €). General Dynamics ya perdió directamente en el período 2000-2009 la cantidad de 58,26 millones de €. Indra es la que presenta un resultado más saneado, 1.089 millones de € de beneficios en ese período 2000-2009. Pero la guinda de pastel se la lleva Navantia, con unas pérdidas directas de nada menos que 3.371 millones de € en ese período 2000-2009.

El presupuesto de Defensa español se sitúa (oficialmente) entre los 7.000 y los 8.000 millones de €. Pero posteriormente se hacen trucos. Uno de ellos es imputar la I+D militar al Ministerio de Industria y no al de Defensa como gasto militar. Son cerca de 1.500 millones de € al año, en promedio. Por tanto, la realidad es que el presupuesto "oficial" de Defensa se acerca más al rango entre 8.000 y 9.000 millones de € anuales. Hay más, como no contabilizar como gasto militar el coste de las "misiones de paz", y algunos otros. Cálculos extraoficiales sitúan el gasto militar real en España en torno a los 16.000 millones de € anuales, es decir, 50 millones de € diarios. Es muy duro ver cómo la gente sufre en sus vidas los recortes y los embates de la situación económica para después ver cómo se gasta el dinero de esta forma. Los entre 8.000 y 9.000 millones "oficiales" ya significan del orden de los 25 millones de € diarios de gasto militar. Un exceso a todas luces

Pero la peor noticia de este artículo está aún por llegar. Porque estas cifras no son nada comparadas con los más de 33.000 millones de € que el Estado Español tiene comprometido como gasto militar hasta el año 2025. Por cierto, con un sobrecoste monstruoso, dado que la cifra inicial de los contratos era de 21.655 millones de €, es decir, un 53% de sobrecoste. Nada nuevo en la Marca España. Veámoslo por cada industria:

Empresa          Coste Inicial       Coste Final
EADS              12.973               22.125
Navantia            4.369                 6.044
GDSB               3.502                 4.236 
Otros                   811                    858

Principales contratos militares 1996-2025
(cifras en millones de €)
Cant Contrato Cost unit Cost total
87  Avión EF-2000 134,7 11.718
27  Avión A-400M 203,4 5.493
45  Helicópteros NH-90 54,7 2.463
239  Carros Leopard 10,0 2.399
Submarino S-80 553,0 2.212
4  Fragata F-100 452,5 1.810
24  Helicópteros Tigre 65,8 1.580
212  Blindados Pizarro 4,0 845
1  Fragata F-105 834,0 834
4  Buque BAM 122,0 488
1  Buque BPE 462,0 462

Sistema satélites
377
2600  Misiles anticarro Skipe 0,1 355
770  Misiles Iris T 0,4 291
Buque BAC 59,5 238
13  Avión C-295 15,8 205
70  Obús 155 mm 2,9 200

Mantenimiento Avión EF-2000 150
5  Avión AV-8B 29,6 148
220  Blindados LMV Lince 0,7 143
84  Blindados Centauro 1,6 135
5  Avión P-3 Orion 21,6 108
232  Misiles Meteoro 0,4 104

Helicópteros UME
80
40  Torpedos submarinos 1,9 76
Sistemas radar 17,3 69
21  Blindados Piraña III 3,2 68

Nodos CIS (comunicac)
61
43  Misiles Taurus 1,4 60
120  Misiles Sparrow 0,4 51
Hidroavión UME 40,0 40

Un exceso absoluto. Un avión A-400M son 203 millones de €. 34.000 millones de las antiguas pesetas!! Con dos aviones cubrimos el presupuesto anual de Cáritas, y a cuánta gente ayuda Cáritas en un año? Y qué decir de los submarinos S-80, a 553 millones de € cada uno. Casi 100.000 millones de pesetas! Cuántos hospitales, escuelas y ayudas a la dependencia se pueden gestionar con ese dinero! Y encima tienen un fallo de diseño y no pueden flotar, por lo que se han de gastar todavía más dinero en rediseñarlos!!! La cultura de la chapuza española? Va a entrar España solita en la III Guerra Mundial?

En cuanto a las cifras de empleo, en lo que se refiere a Catalunya son irrisorias. De los casi 29.000 empleos estimados en el año 2009 en la industria militar española, se estima que trabajaban en Catalunya del orden de 300 personas. Un irrisorio 1,05% del total.

Si atendemos a la cifra de negocio de la industria, de los 6.530 millones de € de volumen de negocio en 2009, otro irrisorio 0,43% (28,43 millones de €) es la facturación en Catalunya del negocio militar español. Es evidente que el negocio militar español no tiene a Catalunya como una de sus prioridades (para generar riqueza, porque los impuestos que sufragan esos gastos no se dejan de recaudar por parte de la Hacienda española). Teniendo en cuenta el poderío industrial de Catalunya no deja de ser llamativa esa ausencia y darnos pistas de por dónde van los tiros (nunca mejor dicho). El País Valencià o las Islas Baleares no salen mejor paradas. Una industria con criterios étnicos y territoriales (Madrid, Andalucía, Galícia y Murcia son sus principales polos).

Por tanto, este gasto en armamento representa 

el 1,1% del empleo industrial en España
el 1,24% de la producción industrial española
las exportaciones de armamento suponen un 0,6% del total de las exportaciones españolas

No se justifica para este resultado tan pobre un gasto tan importante como el que la industria militar está generando en la economia española. Máxime en estos momentos de graves dificultades financieras y endeudamiento (90% del PIB). Es destacable que en muchos casos no se puede ni hacer un mantenimiento en condiciones de todo este equipamiento. Por tanto es dinero en muchos casos tirado directamente a la basura.

El Secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, fue muy elocuente (sobretodo viniendo las palabras de un cargo como el que él ostentaba) en su intervención en el Congreso el 6 de Octubre del 2011: "No deberíamos haber adquirido sistemas de defensa que no vamos a usar, para escenarios de confrontación que no existen y con un dinero que no teníamos antes ni tenemos ahora"

Hasta cuándo malbaratará España el dinero de los contribuyentes en proyectos de caduco regusto imperial? Los catalanes ya hace tiempo que lo tenemos claro. Por eso queremos poder decidir nuestro futuro lejos de este tipo de gestión de los recursos públicos.
 

Àlex Furest
Economista
 


0 comentaris:

Publicar un comentario