sábado, septiembre 28, 2013

Unionistas españoles, una amenaza para los catalanes democráticos





Mientras que 1.600.000 catalanes se daban de la mano este 11 de septiembre formando una cadena humana a favor del derecho a decidir sobre la independencia de Cataluña, una hora después quince personas irrumpían en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, sede del Gobierno catalán, y tras lanzar gases lacrimógenos a los demás asistentes, agredieron al diputado de CiU Josep Sánchez Llibre. Un acto de rebeldía para manifestar su desacuerdo con la secesión y que contrasta con el pacifismo de los catalanes, que formaron una cadena humana desde Pertús hasta Alcanar sin ningún incidente. Dentro del grupo de ultraderechistas que irrumpieron en Blanquerna con una salutación nazi y con la intención de boicotear la conferencia de Sánchez Llibre, está el primo del ministro de defensa, Pedro Morenés, y a la vez cuñado de Méndez Vigo, secretario de Estado de la Unión Europea e hijo de la ex tesorera de Alianza Popular de Manuel Fraga.


Este ataque “vandálico y fascista”, como lo define el portavoz catalán, es un ejemplo más del carácter anti-democrático y violento que comparten una fracción de la población residente en España que no está a favor de la independencia de Cataluña. Alentados por un sector de la prensa más unionista del país que tildan a los catalanes de “nazis”, “fascistas”, “estalinistas” e incluso de mantener algún vínculo con ETA. En Cataluña también tienen apoyo a través del líder del PEC (Partido Español de Cataluña), Gerard Bellalta, quien considera que todos los que quieran una secesión respecto a la “patria” merecerían ser fusilados.



No es la primera vez que un grupo ultraderechista protagoniza un ataque vandálico. Han demostrado así no sólo su oposición al sistema democrático, que a través de la Constitución contemplaría la posibilidad de convocar un referéndum, sino también han dejado claras sus líneas de actuación.




0 comentaris:

Publicar un comentario