lunes, octubre 21, 2013

Brevísima reflexión sobre la hacienda pública catalana y de cómo ponernos manos a la obra.

La idea de construir un estado propio pasa necesariamente por disponer de una Hacienda propia. Creo que eso lo entiende todo el mundo.

Por otra parte, de lo que no somos conscientes es de las enormes dificultades que supone poner en práctica aquellas medidas que permitan alcanzar este objetivo. Son dificultades de tipo técnico, operativo, presupuestario y, no lo olvidemos, dificultades derivadas de tener que trabajar en un entorno legal hostil que intentará por todas las vías posibles poner las trabas que sean necesarias para dificultar o ralentizar este proceso que, de rebote, retrasará la creación de un estado propio.

La sociedad catalana ya ha demostrado en suficientes ocasiones una firme voluntad para empujar el proceso hacia la creación de un estado propio, y entiendo que ahora se podría acelerar la creación de la Hacienda propia.

La Agencia Estatal de la Administración Tributaria española (AEAT) ha llevado a cabo en los últimos años un gran esfuerzo para encaminar la gestión de los impuestos estatales de forma telemática. Los empresarios casi en su totalidad presentan las declaraciones de IVA, Retenciones, Impuestos sobre Sociedades de esta forma. También los particulares lo hacen con el ' Programa PADRE ' cuando preparan su declaración de renta.

En la práctica, se trata de aprovechar una información que ya existe y saber gestionarla.

Estas presentaciones de impuestos se hacen siguiendo unos parámetros preestablecidos que permiten alimentar la base de datos de los que dispone la AEAT. Estos formatos de registro no son ni secretos ni encriptados; de hecho son totalmente públicos y los podemos encontrar en la propia página Web de la AEAT.

Un reducido equipo de informáticos no tendría demasiada dificultad ni tardaría demasiado tiempo en crear una base de datos que pueda absorber estos archivos. De hecho, los archivos ya estarían pre-validados por la AEAT ya que, si el contribuyente los ha presentado y la AEAT ya los ha aceptado, los podría presentar a la ATC (Agencia Tributaria de Cataluña) con un trámite adicional.

Mi idea pasa por pedir a los contribuyentes que lo deseen que remitan estos archivos periódicamente a la ATC y, de esta forma, podrá comenzar a recibir información real y actual de los contribuyentes catalanes que quieran enviar esta información y comenzar a construir la Hacienda propia.


La información tributaria es una información sensible y en ciertos casos sometida a la Ley de Protección de Datos.

La idea, para explicarlo de forma simple, sería que los contribuyentes entregaran en un sobre cerrado su información fiscal a la ATC.

A nivel informático es perfectamente posible crear este trámite. Los archivos enviados por los catalanes quedan encriptados y la clave de desencriptación se mantiene depositada en un Notario que la remite a la ATC para que disponga de ellos si así lo desea.

Creo que podría ser una propuesta de éxito entre la sociedad catalana. Y lo creo porque lo he experimentado en mi tarea profesional.

He estado pidiendo a muchos contribuyentes -tanto empresarios como particulares- que si quieren presenten sus impuestos en Cataluña. Muchos tienen reticencias o miedos en pagar a la ATC (multas, sanciones, etc...), pero ninguno ha tenido problema en decir que , si pudiera, presentaría una copia de sus impuestos al Gobierno de Cataluña con mucho gusto.

De hecho, esta idea se basa en el siguiente principio:

SI LO DICES EN ESPAÑA, ¿POR QUÉ NO LO DICES EN CATALUÑA?

O si lo prefiere:


SI LO SABE ESPAÑA, ¿POR QUÉ NO LO DEBE SABER CATALUÑA?

Esto permite a todos aquellos que no tienen que pagar porque tienen declaraciones negativas (con devolución) o aquellos que no se atreven pagar los impuestos estatales a la ATC, puedan vincularse y adherirse al proceso sin incumplir la ley o sin tener que hacer frente a multas y sanciones por parte de la AEAT, sean particular o empresarios.


Será después problema y voluntad de nuestro Gobierno de cómo dispondrá de dicha información si decidirá hacerlo.

En todo caso, éste sería un empujón importante para la creación de la Hacienda Propia.

Albert Sagués
Economista





0 comentaris:

Publicar un comentario