martes, octubre 29, 2013

La carretera N-II: Donde los coches se convierten en ataúdes



Es sobradamente conocido que el esfuerzo inversor en infraestructuras de los Gobiernos de España no ha tenido la misma intensidad en Cataluña. El porcentaje de vías de peaje en proporción a vías gratuitas, la prácticamente nula inversión en ferrocarriles de cercanías, o el retraso en la conexión del puerto al ancho europeo son algunas de las muestras de esta política que perjudica no sólo a Cataluña, sino incluso los intereses de España, al ralentizar el potencial de crecimiento económico.
Pero una de los casos más dolorosos, por causa de la cantidad de personas que pierden la vida o resultan heridas, es el caso de la N-II (Madrid-Francia), pendiente de desdoblar en un 33% de su recorrido (257 km). Y aparte de doloroso, es un caso extremo, dado que de las 6 carreteras radiales ideadas por Felipe V, sólo la N-II tiene pendientes tramos sin desdoblar, y por lo que parece, no serán desdoblados en un futuro próximo, teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias de los tiempos que corren.
Hagamos un pequeño análisis. Los tramos sin desdoblar son el de Zaragoza hasta Lleida (113 km, 14% del recorrido) y el que va de Barcelona hasta la frontera francesa (144 km, 19% del recorrido). Por tanto, para el Gobierno de España parece que las comunicaciones con Cataluña no son una prioridad, dado que los tramos sin desdoblar afectan a las comunicaciones con Cataluña exclusivamente, estando más de la mitad del tramo pendiente de desdoblar en territorio catalán, afectando de forma muy importante por ese motivo también las comunicaciones internas de Cataluña. La principal vía sin peaje de entrada y salida de España con Europa merecería un trato mucho mejor.
La siniestralidad de esta vía es extremadamente elevada. Del 2008 al 2012 han muerto 60 personas y en promedio, cada semana hay una víctima (muertos/heridos). Un peaje inasumible. En el 60% de los accidentes hay involucrado un camión. Existen tramos sin arcén, y es una carretera en muy mal estado por las obras iniciadas pero no concluidas (en estado de abandono, en los tramos Caldes-Maçanet de 9 km y Orriols-Medinyà, de 11km) en diversos puntos.
El tramo del Maresme (Barcelona-Tordera) simplemente ha desaparecido, convirtiéndose prácticamente en una calle más de los municipios que atraviesa. En este tramo de 54 km sólo queda la alternativa de ir por la C-32, de peaje también, dado que de otra manera sólo en este tramo habremos de invertir una hora de camino.


Una de las cosas incomprensibles es que desde 1995 existe un proyecto para desdoblar esta vía, el cual preveía el final del desdoblamiento para el 2010!! Y evidentemente, como decía el Don Juan, muy largo me lo fiais! La realidad es que se prometió pero no se ha cumplido. Después nadie puede extrañarse de que los catalanes no confiemos en los acuerdos firmados con los Gobiernos de España.
En la vertiente más puramente económica, según estudios efectuados por las Cámaras de Comercio y los Consejos Comarcales, en las comarcas de Girona con la infraestructura desdoblada se podrían conseguir tasas de crecimiento de hasta el 9%. Es un porcentaje muy elevado, que se está desaprovechando de forma casi voluntaria. Y se está desaprovechando esa posibilidad de crecimiento por la falta de inversión estatal.
La intensidad de tráfico es de casi 30.000 vehículos/día en la N-II y está pendiente de desdoblar (y además el Ministerio de Fomento ya ha dicho que no se hará por falta de dinero). Pero la autovía Zamora-Benavente, de 44 km, con una intensidad de 4.000 vehículos/día (poco más de un 10% de  la intensidad de la N-II) sí está hecha. Hay innumerables ejemplos parecidos a este.
Lo más lamentable es que el coste para desdoblar enteramente la carretera estaría entre 150 y 200 millones de euros, como máximo. Puede parecer mucho dinero, pero comparado con los 16.000 millones de déficit fiscal, con los entre 40 y 50.000 millones gastados en el AVE o los 33.000 millones comprometidos en programas de armamento, realmente no es mucho. Por otro lado, no tenemos los catalanes los mismos derechos que el resto de españoles en cuanto a infraestructuras? Parece claro que no.

Àlex Furest

0 comentaris:

Publicar un comentario