sábado, noviembre 23, 2013

Seis meses de prisión, 1000 euros de multa y retirada del carnet de conducir por hablar en catalán

Carles Mateu Blay, natural de Almenara (Castellón), que el pasado mes de Junio va a ser retenido en Almassora más de tres horas en un control de alcoholemia por hablar en catalán y negarse a hablar en castellano a dos agentes de la Guardia Civil, ha sido condenado finalmente a seis meses de prisión por desobediencia a la autoridad y una retirada del carnet de conducir de un año y un dia.

La sentencia judicial va a ser favorable a Mateu en primera instancia, pero la Audiencia Provincial ha optado por revocarla después de estimar el recurso del fiscal, el cual afirmaba que el denunciado va a crear confusión en los agentes de forma intencionada generando un conflicto lingüístico, con tal de evitar o postergar el control de alcoholemia. La denuncia por denuncias falsas efectuada por Mateu, además, ha sido archivada.

Los hechos originales van a tener lugar el pasado 21 de Diciembre a las 17 horas cuando Mateu se dirigía a recoger a su hijo a la escuela. En la salida de Almassora, va a ser parado por un dispositivo de la Guardia Civil que realizaba controles de alcoholemia. Mateu se va a dirigir a los agentes en catalán (idioma oficial en la Comunidad Valenciana), y a pesar de las reticencias de estos, los cuales se le dirigían en castellano, Mateu va a seguir intencionadamante interactuando con ellos en todo momento en catalán. Este hecho va a desembocar en la irritación de los guardias civiles, que lo van a retener durante más de tres horas y le van a aplicar tres denuncias (con sanciones sumadas de 1000 euros y 12 puntos del carnet), antes lo van a dejar con un tercer agente de atestados, el cual va a ser el primer sorprendido al ver las denuncias que sus compañeros habían hecho a Mateu por no portar el cinturón de seguridad, no vestir el chaleco reflectante y negarse a hacer el control de alcoholemia. Estas tres denuncias van a ser negadas desde el principio por Mateu, que va a llevar el caso a juicio. Gracias al testimonio del tercer agente, que va a certificar que el denunciado si que tenía puesto el chaleco reflectante y se había hecho las pruebas de alcoholemia en el momento de los hechos, Mateu va a ganar el juicio. No obstante, después del recurso del fiscal y la nueva sentencia de la Audiencia Provincial, Mateu ha visto como el hecho de dirigirse en catalán a dos agentes de la Guardia Civil ha desembocado en una sentencia en contra suya de seis meses de prisión y un año y medio sin permiso de conducir.

Inglés

0 comentaris:

Publicar un comentario