sábado, enero 04, 2014

El memorándum español


Con el estudio "Recuperar España" - suscrito por magistrados, académicos y técnicos - el nacionalismo español ha puesto en circulación un memorial de agravios y, al mismo tiempo, manual de amenazas similar al que elaboró y publicó el nacionalismo serbio entre 1985 y 1986, el llamado Memorándum de la Academia de Serbia. Lo que ya podríamos llamar Memorándum español tiene un formato de propuesta de reforma constitucional que debería culminar el proceso de recentralización que ahora mismo estamos viviendo. El argumentario el de siempre: España se rompe por el caos autonómico, pero sobre todo por la insaciable voracidad catalana, que sería de modelo para los vascos y detonante de una sacudida letal para la España estado-nación. El objetivo del Memorándum, pues, es defender la indisolubilidad española, y si es necesario llevando ametralladoras a Cataluña, como ha insinuado el ex ministro José Manuel Otero Novas, uno de los patrocinadores del estudio. .

Las analogías de los documentos español y serbio no quita que las diferencias sean de lo más sustanciosas. Los también magistrados, técnicos e intelectuales serbios de 1985 daban por hecho que Yugoslavia se diluía (por la voracidad económica de Croacia y Eslovenia y también por la " violencia " de los albaneses de Kosovo) y invocaban a la resurrección "de la Gran Serbia”, que debía llegar hasta donde vivieran serbios (aunque fuera territorio de las otras repúblicas). La reunificación y reconfiguración serbia (idea nacional que debía sustituir la Yugoslavia agónica) es equiparable a la unidad indisoluble de España. De hecho el aparato oligárquico central, el ente que históricamente ha mantenido secuestrada la palabra España, genera un hedor étnico comparable al del aparato serbio. El Memorándum de Otero Novas y compañía no habla en ningún momento de resucitar Castilla. ¿Y qué falta hace? Castilla, que se suicidó (o la suicidaron) para así crear el espejismo de la España única y unida, es un alma en pena que sólo tiene la misión de mantener el imaginario histórico-lingüístico. Parecido al que hacía la Serbia- república -región en los tiempos yugoslavos. Por eso el Memorando de la Academia se convertiría en el aullido de pureza patriótica que, subliminalmente, incita a la salida de las ametralladoras. El Memorándum español no es para nada subliminal: en la página 52 deja bien claro que si no hay más remedio que propiciar el enfrentamiento armado, hay que hacerlo. Y que ni la Unión Europea podría detener un despliegue armado en Cataluña. Entre otras cosas porque el Memorándum presume que, a Europa, no se le debe hacer caso.

Llibert Ferri
@llibertferri

0 comentaris:

Publicar un comentario