lunes, marzo 03, 2014

Españolear en Cataluña

DENTRO de unos días, la presidenta de la Junta de Andalucía irá a Cataluña para hacer campaña contra el referéndum convocado por el gobierno de la Generalitat para noviembre. Junto a Rajoy y Rubalcaba, Susana Díaz va a completar el tridente del PPSOE que tratará de convencer a los catalanes, a todos los españoles y a Europa de que la aspiración de los catalanes a decidir por sí mismos no puede tener materialización posible.

A nuestra Susana parece que Andalucía le viene estrecha y que dedicarse a los problemas andaluces no colma sus aspiraciones. Por eso, desde que dio el salto del aparato de su partido al centro de los focos de la farsa en que ha sido convertida la política se está dedicando a ganar protagonismo dentro y fuera del PSOE y a ejercer un jacobinismo españolista que tiene en este partido una larga tradición. Como la idea de un "nuevo modelo productivo" parece abandonada y el futuro andaluz vuelve a proyectarse para que sigamos siendo un país subalterno, casi una colonia interna, con una economía basada en la minería y la construcción (además, habrá que suponer, del turismo), a la señora presidenta le queda todo el tiempo del mundo para envolverse en la bandera rojigualda y dedicarse a "defender a España". Y lo hará en tierra hoy de misión, en Cataluña, como una nueva Agustina de Aragón para españolear negando el derecho a decidir a la ciudadanía catalana.

Se supone que hará propaganda de esa opción federal que ahora defiende su partido y que nadie, fuera e incluso dentro de éste, sabe explicar en qué consiste. Y osará dirigirse muy especialmente a los andaluces que tuvieron que emigrar a Cataluña y que ahora son, ellos y sus hijos, ciudadanos de esa nación sin por ello tener que rehusar a seguir sintiéndose andaluces (algo que no entenderán jamás quienes confunden nación con estado e integración social con pérdida de identidad cultural) y que son los mismos a quienes se les ha negado su derecho a seguir siendo ciudadanos andaluces además de serlo de Cataluña. Tratará de convencerlos para que adopten una especie de lerrouxismo y se comporten como una quinta columna españolista. Me parece una maniobra burda y peligrosa.

Durante el bienio derechista de la II República, cuando el presidente de la Generalitat, Lluis Companys, y otros dirigentes catalanistas estuvieron presos en el penal de El Puerto de Santa María por haber proclamado el Estado Catalán, Blas Infante y los nacionalistas liberalistas andaluces los visitaron varias veces y apoyaron públicamente su causa. ¿Tiene alguien duda sobre cuál sería la posición hoy del que todos, con la boca chica, califican de "padre de la patria andaluza" sobre el derecho a decidir que reivindica una indudable mayoría de ciudadanos de Cataluña? (Si alguien no está de acuerdo en que se trata de una mayoría, o no cree que muchos de los que defienden ese derecho no son estrictamente independientistas, debería apoyar la celebración del referéndum y así saldría de dudas).

La irrupción en Cataluña de Susana Díaz, que no es sólo hoy una de las dirigentes principales del PSOE (lo que indica hasta adónde ha llegado ese partido) sino también la actual presidenta de Andalucía, no responde en modo alguno a intereses andaluces. Entre otras cosas, porque desconoce que como pueblo, como "realidad nacional" (la expresión la tomo del vigente Estatuto de Autonomía), Andalucía tiene el mismo derecho que cualquier otro pueblo para poner sobre la mesa, si suficientes andaluces estuvieran dispuestos a ello, su derecho a decidir por sí misma (como ahora pretende hacer Cataluña). A decidir si para hacer posibles las profundas transformaciones que necesitamos, en lo económico, lo social y lo político, nos conviene o no contar con estructuras de estado o con estructuras confederales (como defendía Infante) o bastaría con el actual marco autonómico. Se puede legítimamente discrepar sobre qué sería más adecuado y qué un error y habría que partir de estudios rigurosos y apartidistas sobre las consecuencias (y para quiénes) de las diversas opciones, pero lo que no se puede es negar, de partida, a ningún pueblo su derecho a expresar libremente su opinión mayoritaria y a que esta sea respetada. Se trate de Kosovo, del Sahara Occidental, de Escocia, de Cataluña… o de Andalucía. Porque ello es, simplemente, un derecho democrático (que, por cierto, reconocía el PSOE hasta su reconversión durante la Transición Política).

Que la constitución del 78 niegue el carácter plurinacional del Estado Español es muy pobre argumento para descalificar el referéndum del 9 de noviembre en Cataluña. Sólo refleja las graves insuficiencias democráticas, en este como en otros temas, de la propia Constitución. Y revela el carácter fuertemente nacionalista de ésta (de nacionalismo españolista). Si Zapatero y Rajoy cambiaron en una noche uno de sus artículos para satisfacer las exigencias del capital financiero, que nadie diga que no puede reformarse en un tema como este, que afecta a todos los pueblos peninsulares y a la convivencia entre ellos. Si no se plantean reformas legales para que lo democrático coincida con lo legal es porque no quiere hacerse. También en esto, como en tantas otras cosas, la unidad entre PP y PSOE es total.


Isidoro Moreno

Diario de Sevilla

Isidoro Moreno Navarro, catedrático en Antropología Social y Cultural en Sevilla.   “Premio Andalucía de Investigación Plácido Fernández Viagas sobre Temas Andaluces” (2001) y el “Premio Internacional Etno-demo-antropológico Giuseppe Pitré” (2005) y “Premio Fama” de la Universidad de Sevilla,

0 comentaris:

Publicar un comentario