lunes, abril 28, 2014

Respuesta del ex fiscal jefe en Cataluña a la inquisición españolista

Al sedicente sindicato Manos Limpias no le ha gustado el Manifiesto de treinta y tres jueces de Cataluña a favor del derecho a decidir, y les ha denunciado ante el Consejo General del Poder Judicial. Cree el denunciante que el derecho de los ciudadanos de Cataluña a decidir sobre la futura relación de Cataluña con España es contrario a la Constitución, y que, por lo tanto, los 33 jueces han incurrido en una infracción muy grave, que podría llegar a constituir un delito de sedición.

Y, lo más sorprendente del caso, el Consejo General del Poder Judicial no ha rechazado de plano la insólita denuncia. La ha admitido a trámite y ha puesto a trabajar a su máquina disciplinaria. 

Se puede estar de acuerdo, o no, con el Manifiesto, en todo o en parte, aunque, llegados al actual momento, parece que va siendo ya inaplazable que sepamos si los ciudadanos de Cataluña queremos mantener, o no, el actual estatus constitucional de autonomía.

Los jueces ciudadanos de Cataluña están dotados de todos los derechos y libertades, sin perjuicio de las limitaciones directamente derivadas del ejercicio de su función de juzgar. Tienen derecho a opinar individualmente y en grupo. Su opinión sobre el derecho a decidir, evidentemente, no afecta a sus posibles futuras actuaciones jurisdiccionales en materias de sus actuales competencias ordinarias. O sea, que su Manifiesto no puede influir en sus juicios. No son magistrados del Tribunal Constitucional, porque si lo fueran, entonces sí cabría reprocharles una toma de posición que acarrearía su recusación. Y ni siquiera en tal caso habría motivos para nada más.

La sociedad necesita jueces independientes en su conciencia, su pensamiento y sus decisiones. Los 33 jueces de Cataluña han dado cumplida respuesta a esta necesidad de la sociedad a la que sirven. El mal augurio de la actitud del Consejo General del Poder Judicial nos obliga a recordar que, recientemente, el Fiscal Superior de Cataluña fue cesado fulminantemente por el Fiscal General del Estado tras haber opinado sobre el derecho a decidir sin criminalizarlo. El Fiscal Superior también ejercía su derecho a opinar, y además cumplía un deber de información expresamente previsto en la ley que regula el Estatuto de los fiscales. Pero los jueces, a diferencia de los fiscales, son independientes, y no pueden ser cesados fulminantemente. Ni debieran ser acosados disciplinariamente al socaire de denunciantes trasnochados.

Estos denunciantes conciben la Constitución como un texto pétreo e intangible. Para ellos, y no sólo para ellos desdichadamente, o se modifica la Constitución por sus previstos cauces complejísimos y prácticamente imposibles, o se mantiene en su actual literalidad pétrea. Pero no tienen razón. La Constitución se puede y se debe interpretar, adaptándola a las nuevas exigencias de nuestra convivencia. Pongo un ejemplo de adaptación de la Constitución que ha significado tanto como una modificación, sin mover una coma de su texto original. Es un ejemplo que no tiene nada que ver con el derecho a decidir, pero que expresa la inconsistencia del argumento de la intangibilidad de la Constitución, empleado ahora como coraza impenetrable contra el derecho a decidir.

El ejemplo es la reforma del matrimonio, producida por la ley 13/05 modificadora del Código Civil, para posibilitar el matrimonio homosexual. No tocó el artículo 32 de la Constitución que decía, y sigue diciendo, que “el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio”. La reforma consistió en añadir un párrafo al artículo 44 del Código Civil en que se decía que “el matrimonio tendrá los mismos efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o diferente sexo”. Setenta y dos Diputados del PP plantearon recurso de inconstitucionalidad contra la reforma. Según ellos, la Constitución sólo había previsto que se casaran los hombres con las mujeres, lo cual es probablemente cierto. No es fácil imaginar a Fraga, Roca y los otros pensando en ningún otro supuesto. Pero el Tribunal Constitucional dijo que la Constitución es “un árbol vivo” que debe acoger nuevas realidades sociales, y que “sus grandes principios son aplicables a supuestos que los legisladores no imaginaron”. Por siete votos contra cuatro declaró que la reforma del matrimonio no vulnera la Constitución. (Sentencia 198/2012).

Los árboles no pueden estar vivos a ratos, o según los casos. Si puede tener vida el árbol de la Constitución para dar un quiebro histórico al matrimonio, no se ve razón para que sea un árbol muerto cuando se trata de acoger la nueva realidad social evidentemente planteada en Cataluña. Los 33 jueces realizan un esfuerzo cívico y técnico de interpretación de la Constitución, que, como todas las interpretaciones, es conforme con el sentir del intérprete. A nadie pretenden engañar, ni incomodar. Están en su derecho.

Son ciudadanos y son juristas. No son sediciosos. La sedición consiste en alzarse pública y tumultuariamente para impedir por la fuerza y fuera de las vías legales la aplicación de las leyes. Sería materia de un comentario humorístico el análisis de esta descabellada imputación, o la simple insinuación de tal posibilidad. Pero que el Consejo del Poder Judicial todavía no haya desechado tal posibilidad resulta triste, preocupante y escandaloso.

Si los 33 jueces de Cataluña son incomodados por el ejercicio de su libertad de expresión, y por su participación cívica, reflexiva, jurídica y democrática en un debate fundamental de nuestra convivencia, yo quiero ser uno más con ellos. Seríamos 34 sediciosos, y sin duda muchos más. Y luego, cuando haya que ejercer el derecho a decidir, cada cual dirá lo que quiera. Pero eso será después.




José María Mena
Jurista. Ex fiscal jefe de Catalunya
 

1 comentaris:

  • GLORIA A CRISTO REY says:
    30 de abril de 2014, 14:50

    david vs goliat

    los malos estan contra la libertat

    los absolutistas contra la libertat

    los borbones son españoles ergo españa esta contra la libertat

    pese a que se vista con buenas palabras sus hechos son execrables y de pocas luces , solo de posesion yo yo mi mi cua cua
    hay el ego
    españa se hunde y ella sola se ahoga
    pero eso es solo el proceso natural de la evolucion , siempre hay catarsis
    y al posesivo le cuesta soltar
    españa a robado toda la vida (sud america 27 paises,,cataluya,sahara,guinea etc
    y dejar los malos habitos es dificil
    y los delirios de grandeza de otros tiempos deben cambiar por los de humildad pero eso requiere tiempo
    españoles llanos tomad españa y enderezadla porque si esperais que lo hagan psoe,pp,upyd,c`s vais listos , son más de lo mismo

    teneis mucha otra gente anonima muy cabal

Publicar un comentario