viernes, octubre 03, 2014

Roger Mas i Solé, templario de nuestra cultura

Cuando, antes de un concierto, se ata las “espardeñas” Roger Mas canaliza mucho más que el hecho de atarse unos zapatos tradicionales catalanes. En él encontramos la voz más bonita encontrada nunca en la cantautoría catalana. 

Roger Mas, un cantautor de Solsona al que últimamente hemos podido ver en los escenarios acompañado de la Cobla Sant Jordi Ciutat de Barcelona, no sólo crea música: también hace país; y por encima de todo conserva la raíz de nuestra música y nuestras palabras, que implícitamente exaltan nuestras tradiciones como pueblo. Es templario de nuestra cultura. 

Roger es un nombre propio masculino que proviene de los elementos germánicos hrod (fama) y ger (lanza), significando "famoso con la lanza". La forma latina del nombre es Rogerius y fue utilizada por varias personalidades medievales. 
@RogerMasOficial

Mas, apellido derivado de nombres de lugar de procedencia o de vivienda, que, a lo largo del tiempo, han sido utilizados como apellidos. En este caso hay que incluir el apellido en el grupo de nombres de casas, masías y otros edificios o sus dependencias. 


Solé es un apellido que viene del latín solarium, derivado de Solum, que significa suelo, terreno, solar. Este apellido se ha extendido mucho en los pueblos y ciudades de las provincias de Lleida y Tarragona.

Roger Mas, en el S.XXI (tiempo en el que las canciones circulan en formatos ligeros), decidió darse el tiempo necesario para arreglar, combinar y perfeccionar canciones de su repertorio habitual y canciones tradicionales de la copla para fusionarlas en el trabajo, “Roger Mas y la Cobla Sant Jordi Ciutat de Barcelona”, donde navegan identidades de la mediterraneidad y donde se dilatan sonoridades tradicionales catalanas como la doble caña, un metal ajustado, la tenora.... 

Un Roger Mas de composiciones perfectas, complejas, sinceras de aquel que conoce la fórmula y disfruta jugando con las notas. Un Roger Mas que nunca tiene suficiente y que enriquece con su persona todos los trabajos que rubrica con la templanza de su compás. 

Emplea palabras conformadas por infinidad de palabras antiguas que, gracias a su conocimiento de letras, nunca permanecerán en el olvido. Palabras puras, sinceras, que amalgama a la perfección con las palabras más actuales de nuestra lengua. Porque si de algo hace gala el cantautor es que la lengua se debe utilizar. 

Un Mas músico, poeta y rapsoda de sus propias composiciones. Pero a la vez un Mas que con su arte nos cataliza los poemas de nuestros mayores, como por ejemplo de Verdaguer o Colinas, y nos los sirve con una media sonrisa contenida. 


Gourmand de su país, de la geografía de las montañas del Solsonès a las que, involuntariamente, peregrinamos los que gracias a su arte sentimos vivas nuestras raíces. Sus composiciones y su voz grave nos acarician los pies, nos recorren la piel, nos hacen cosquillas en el alma; en directo disfrutamos de la expresión más pura de su arte, donde la felicidad que crea en el espacio se desintegra en misticismo del clima telúrico que sólo él es capaz de crear. 

Mas proviene de un linaje procedente de la copla tradicional; de las influencias de Sisa y Dylan, de la riqueza de la lectura de la filosofía griega, de la poesía, del enamoramiento en Italia y del refugio propio que se ha creado y le ha permitido encontrar la esencia propia del folk donde permanece la mediterraneidad de su cantautoría. 

Una suma de todo conforma sus trabajos (Las canciones telúricas, Casafont, las Flores del Sueño, etc), premiados en multitud de ocasiones y que le han llevado a actuar tanto en nuestro país, como en Francia, Cuba, Italia, Uruguay, Serbia o Brasil, haciendo así que la voz de la cultura catalana se escuche y se cante en toda Europa y en todo el mundo. 

Francés

Montse Solé

0 comentaris:

Publicar un comentario