miércoles, noviembre 19, 2014

Badia i Margarit: mi maestro

“Hace 50 años yo era un adolescente que desconocía quién era Antoni Badia i Margarit. Empezaba a descubrir la vida, y la de mi país. Y empezaba también a amar una lengua y una cultura que habían sobrevivido no sabía cómo, porque nunca me las habían enseñado en la escuela. 

Un día, un inesperado imput de conciencia y de intuición me dijeron que mi país era un país sometido y ocupado. A la salida de la escuela me gustaba entrar en las librerías y quedaba encantado ante los estantes de los libros en catalán. Voy Descubrí la Librería Ona, de la Gran Vía, y un título que devoré: "Dos lenguas, dos funciones?" de Francesc Vallverdú, fallecido hace pocos años. Supe cómo se gestó la hegemonía de una lengua A, el castellano, y el menosprecio de una lengua B, el catalán, a pesar de ser la propia del país. Y descubrí también como, paradójicamente, muchísimos "titulares" de la lengua A -los castellanoparlantes inmigrados- eran tan analfabetos en su propia lengua -ni la leían, ni la escribían- como lo éramos los catalanes en la nuestra. 
Con plena conciencia del drama socio-cultural de mi país osé plantear a mi maestra de Lengua y Literatura, María Rosa Espot, un debate en clase sobre la cuestión. "Nos arriesgaríamos demasiado", me dijo. Capté el miedo. Pero a continuación me alentó a seguir leyendo y reflexionar y me recomendó un gran libro del mejor maestro: "La lengua de los barceloneses" del profesor Antoni Maria Badia i Margarit. La maestra Espot no había podido evitar anunciar el nombre de su maestro con un tono solemne y convencido. Un tono intenso que nunca he olvidado.”











Llibert Ferri

Periodista y escritor



Otras colaboraciones del autor



Badia i Margarit: In memoriam



Badia i Margarit, "el futuro del catalán depende de los catalanes"

Antoni Badia i Margarit fue el reintroductor de la lingüística catalana en la Universidad después de la guerra del 1936-1939. La lengua catalana fue prohibida y perseguida durante las dos dictaduras militares del siglo XX. Él mismo explicaba cómo en su escuela primaria debían esconder los cuadernos de catalán en los armarios de los baños.
Contratado por la Universidad para enseñar gramática castellana y sus orígenes románicos, sabiendo que la lengua catalana era una lengua perseguida, censurada y menospreciada, fue uno de los hombres clave para que, en el seno de la Universidad y de la sociedad, hubiera un círculo intelectual que la amara, cultivara y protegiera, dificultando así la desaparición deseada por el franquismo... leer más..


0 comentaris:

Publicar un comentario