viernes, noviembre 28, 2014

El actual presidente de RTVE será investigado por prevaricación y malversación supuestamente cometidas cuando estaba en Telemadrid

Según El Economista, la Audiencia de Madrid obliga al Juzgado de Instrucción a reabrir el caso contra José Antonio Sánchez dando la razón a los sindicatos de la televisión autonómica madrileña



José Antonio Sánchez, actual presidente de RTVE, será investigado finalmente por malversación de fondos públicos, delitos contra los derechos de los trabajadores, prevaricación, delito societario y tráfico de influencias, según informan El Economista y El País. 

La Audiencia Provincial de Madrid ha estimado un recurso presentado por los sindicatos y obliga al juzgado de instrucción de Pozuelo de Alarcón a reabrir las diligencias contra Sánchez. La investigación se inició porque los sindicatos denunciaron que se había contratado a Telefónica Servicios Audiovisuales para emitir la señal mientras ellos hacían huelga y después de un ERE que dejaba 861 trabajadores en la calle.

La Audiencia estima así los recursos de apelación de los sindicatos CCOO y CGT contra el archivo de la querella, presentada en 2013 contra Sánchez, que fue director general de Telemadrid. La sala considera que las explicaciones que dio y en las que se basó el sobreseimiento de la querella "no han sido suficientemente verificadas" por el juzgado de Pozuelo de Alarcón antes de archivarla. En el auto al que ha tenido acceso El País consta que "la valoración sobre la plena regularidad de la decisión de contratación externa y su justificación, así como el procedimiento para la adjudicación del contrato no ha sido judicialmente verificada".


A mediados de marzo de 2013, la televisión autonómica presentó un incremento de gasto de 634.400 euros para contratar por dos meses los servicios de Telefónica. El presupuesto incluía cerca de 287.200 euros mensuales para posibles servicios extraordinarios, como el nombramiento del Papa, y una partida extra para cubrir las procesiones de Semana Santa a finales de marzo.


Fuente: El Economista

0 comentaris:

Publicar un comentario