sábado, noviembre 22, 2014

El Ciberataque contra la Generalitat tiene un claro componente político

Como ya os informamos, hace una semana: http://es.helpcatalonia.cat/2014/11/ciberataque-contra-el-9n.html Un ciberataque colapso el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat (CTTI).


Ahora, pasada una semana, Jordi Puigneró presidente del Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (CESICAT) ha concedido una entrevista al 3/24 de Televisión de Cataluña para explicar ese ciberataque y como lo gestionaron des de la Generalitat.

El Ciberataque incluyo el sabotaje de la webs de la administración catalana, el correo electrónico y bases de datos oficiales como el servicio meteorológico y las recetas electrónicas para las farmacias. El bloqueo informático es una de las más frecuentes formas de ciberataque que se pueden dar. En este caso, así que en el CESICAT se dieron cuenta del ataque, pusieron en marcha las contramedidas para reducir los efectos del ataque a la vez que intentaba restituir los servicios afectados. Las medidas adoptadas hicieron que durante el 9-N hubiera muy pocos problemas visibles a pesar de que el ataque se había intensificado.

El ataque duro tres dias. Se inició el sábado 8 (multiplico por 20000 las solicitudes de acceso habituales), el domingo 9 llego al máximo (multiplico por 60000 las solicitudes habituales) y el lunes 10 aún quedaban algunos ataques de forma residual. Fue el ciberataque más grave de la historia en Cataluña.

La mayoria de las solicitudes provenían de Estados Unidos, Rusia y China. La infraestructura informática de esos países es suficientemente grande como para tejer una red invisible de solicitudes de acceso a un objetivo, en este caso iban dirigidos contra la Generalitat. 

A pesar que el ataque fue de gran complejidad y tenía componentes internacionales, se está estudiando el rastro que dejaron los “hakers”. En este momento los técnicos del CESICAT están en la fase de recogida de datos de cara a presentar una denuncia. 

Estas mafias “cuentan con un catálogo de servicios que ponen a disposición de quien lo pueda pagar”. La magnitud del ataque hace suponer que no fue hecho por aficionados y dan por hecho que fue un encargo y tuvo financiación. Un ataque de esta magnitud está muy por encima de los 100.000€.

Las webs afectadas hacen suponer que el propósito del ataque era paralizar la votación que se había de celebrar el día 9 de noviembre a la vez que podía “manchar la imagen del gobierno” dado que también se vieron afectadas la sala de prensa y la página del presidente. 

Por todo ello no se descarta una más que probable intención política del ataque. 


Fuente: http://www.tv3.cat/3alacarta/videos/5349851

0 comentaris:

Publicar un comentario