miércoles, noviembre 19, 2014

Persecución de la cúpula fiscal española a la democracia: todo queda en familia

Finalmente salió la noticia: la Junta de Fiscales de Sala apoya al Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce, y presentarán una querella contra Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por permitir votar a los catalanes el pasado 9 de noviembre. Concretamente les acusan de usurpación de funciones, malversación de fondos públicos, desobediencia y prevaricación. Noticia, que no sorpresa: muchos ya sabemos que en España no existe la separación de poderes y que esto ocurriría.

Habla de usurpación cuando el gobierno español ha arrebatado innumerables competencias y expoliado millones de euros al Gobierno catalán. Así, sin más. Como “buenos” gobernantes de esa España con la que se llenan la boca hasta el aburrimiento, esa Nación de Naciones, se pueden permitir el lujo de robar lo que consideren necesario, de tratar con inferioridad a las naciones que tanto dicen proteger con su Constitución. Como dije en un artículo anterior, Constitución a la carta: ellos se pueden permitir violarla, porque es SU Constitución.

Pero bueno, al fin y al cabo todo queda en familia, ¿verdad Torres-Dulce?

Habla de malversación de fondos públicos. Él, que fue elegido por el Partido Popular, ese partido que está salpicado por todos lados por casos de corrupción, de evasión de impuestos, de malversación y de desvío de fondos públicos. Ese partido que es absuelto juicio tras juicio por estos delitos gracias a la justicia-títere del Gobierno español. Como mucho se permiten el lujo de cortar la cabeza de quienes no les interesa tener en su propio partido. Sí, a mi también me ha venido a la mente la imagen de una manada de hienas. Mis más sinceras disculpas hacia ese animal por la comparación.

Pero bueno, al fin y al cabo todo queda en familia, ¿verdad Torres-Dulce?

Habla de desobediencia, cuando la Fiscalía de la Audiencia Nacional se niega a entregar a la justicia argentina y a la INTERPOL a cuatro exagentes de la policía franquista y a dos ex ministros de Franco por torturas, homicidio agravado y sustracción de menores durante la dictadura. Y aún se permiten el lujo de decir (¡con la cabeza bien alta!) que se niegan porque "lo encuentran innecesario por ser unos hechos prescritos". Se permiten el lujo de afirmar que un genocidio puede quedar en el olvido.

Pero bueno, al fin y al cabo todo queda en familia, ¿verdad Torres-Dulce?

Podría alargar más el artículo poniendo más ejemplos, pero me tienen hastiada. Señor Torres-Dulce deje de perseguir la democracia. Persiga y arregle su país, persiga a los culpables reales de que España sea el hazmerreír y la vergüenza del mundo; persiga a sus genocidas, a sus ladrones, a sus fascistas. Que su tío fuera el presidente del Tribunal del Orden Público*, ese Tribunal franquista que se dedicaba a perseguir políticamente a los sediciosos, no quiere decir que usted tenga que seguir sus pasos. ¿O sí? De casta le viene al galgo, dicen. Al fin y al cabo todo queda en familia, ¿verdad Torres-Dulce?

En fin Torres-Dulce y compañía, si van a acusar a nuestro Presidente por todos esos cargos, acúsenme a mi también. Es más, acusen a los 2.305.290 catalanes que cometimos el delito de insertar un voto en una urna, está claro que estas son las prioridades de la Justicia... disculpe, del Gobierno español. Esperen, esperen... a eso no se atreven, ¿cierto?

Que les cunda la pataleta, nosotros seguiremos recorriendo nuestro camino. Porque, sinceramente, no nos parecen en absoluto atractivos ni ustedes, ni su mentalidad, ni su país ni su forma de gobernar. Adiós, España.



Aïda Fadrique Rubio
@gatadenit

*Segundo nombramiento de la sección del Ministerio de Justicia

0 comentaris:

Publicar un comentario