miércoles, julio 22, 2015

La ANC retoma las actividades en el campo de la defensa con una mesa redonda sobre Talarn

El anuncio la semana pasada del acuerdo entre CDC, ERC, y diversas entidades independentistas para concurrir juntos a las elecciones del 27-S ha contribuido a que otras noticias destacadas no hayan quizás recibido la atención que merecen. Es el caso de la mesa redonda sobre el futuro de la Academia de Talarn (AGBS), que tuvo lugar en Tremp el día 17 de Julio, organizada por la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC), responsable de las principales movilizaciones independentistas de los últimos años y una de las entidades que ha suscrito el mencionado pacto. En dicho acto se defendió la conversión de la actual academia de suboficiales del Ejército Español, cuya continuidad se ha visto regularmente cuestionada por el Ministerio de Defensa español, en una institución mucho más potente una vez integrada en las Fuerzas Armadas del nuevo estado. Ello supondría, entre otros, mejorar las actuales comunicaciones (un tren al día), expandir el rango de cursos impartidos, establecer unidades de reserva con base en sus instalaciones, internacionalizarla (con una mayor presencia de instructores y alumnos aliados, y el perfecto dominio del inglés por todos sus alumnos), y crear un centro de educación superior especializado en seguridad y defensa como los existentes en los países más avanzados del mundo.




Foto: Jordi Ubach

El acto destacó no solamente por lo ambicioso de estos planteamientos, que van mucho más allá del mero mantenimiento de las actuales actividades una vez recuperada la independencia, sino por marcar el retorno de la ANC al ámbito de la defensa. Hace un año, la entidad decidió prescindir de su Sectorial de Defensa, tras fuertes críticas de los medios de comunicación españoles y de la minoría borbónica en el Parlamento Catalán. Tras este paréntesis, la ANC parece haber asumido las tesis del Dr. Malcolm Chalmers (responsable de investigación del RUSI, uno de los principales think-tank londinenses especializados en defensa), que el pasado día 30 de junio afirmó en una conferencia en la Universidad de Cambridge organizada por el Diplocat (agencia catalan de diplomacia pública) que “sin Fuerzas Armadas no hay independencia” y que el Reino Unido quiere ver a “Cataluña y España en todos los clubes posibles”, en apenas velada referencia a la OTAN.

Con este último movimiento, la ANC dificulta aun más la estrategia diplomática española consistente en presentar a una Cataluña independiente como amenaza para la seguridad de Occidente. Se trata de una tarea de por sí difícil, dado que por una parte las autoridades catalanas cuidan cada vez más dicho ámbito (no fue casualidad la presencia del Dr. Chalmers en Cambridge), mientras que por otra las españolas continúan sin asistir a las maniobras BALTOPS (enviar un almirante, sin barcos, no cuenta), no completan las reformas militares pendientes, dedican sus insuficientes capacidades a hostigar a Gibraltar, y persisten en ignorar las sanciones contra Rusia, acogiendo a sus barcos de guerra en Ceuta (13 visitas el 2014, nueve en lo que llevamos de año). Se extiende gradualmente la idea que Cataluña es un socio más serio para los Aliados, y los planes para convertir Talarn en una institución de primera clase así lo confirman.

Alex Calvo, experto en seguridad y defensa en la Región del Océano Índico y Pacífico, fue uno de los participantes en la mesa redonda sobre el futuro de Talarn.











0 comentaris:

Publicar un comentario